< volver

Adiós a un visionario comprometido con su familia y con su tierra

 AEFAS se suma al dolor de la familia de Carlos Manuel Rodríguez, CEO de Cafento, socio fundador y expresidente de nuestra asociación.

 GRACIAS Carlos por tu entrega generosa, en favor de la empresa familiar asturiana. Siempre creíste en ella, impulsándola incansablemente. Dejas una huella imborrable entre nosotros.  

 

 

PASIÓN POR EL CAFÉ

Artículo de Julia López, directora de AEFAS, publicado el domingo 4 de abril en el diario El Comercio, en memoria de Carlos Manuel Rodríguez, CEO de Cafento y ex presidente de la Asociación Asturiana de la Empresa Familiar.

 

Conocí a Carlos en el año 2008 cuando me incorporé como directora a la Asociación Asturiana de Empresa Familiar. Él ya formaba parte entonces, desde el año 2000, de su Junta directiva en condición de socio fundador. Desde el comienzo me regaló su confianza, consejo y amistad. Con el tiempo fue elegido presidente de AEFAS y pude compartir a su lado dos años de intenso trabajo en favor de la empresa familiar asturiana. 

Era metódico, exigente, reflexivo y extraordinariamente analítico. Siempre buscaba llegar a la raíz del problema o dificultad que se planteaba. Y todo ello sin retrasar las soluciones, procurando respuestas ágiles y acertadas siempre con una gran sencillez y naturalidad. 

Sin duda estos talentos los había ido perfeccionando en el seno de una familia emprendedora y enamorada del negocio del café. Esa pasión familiar por el café arraigó en él de tal manera que logró trascender los estadios comerciales tradicionales ligados a la compra, tueste y distribución del café —obviamente sin renunciar a ellos—, para situarse en el ámbito de la promoción y desarrollo de la cultura del café. Lo hizo apostando por la excelencia y el valor añadido en el servicio que ofrecía a sus clientes hosteleros que valoraban y agradecían el consejo y asesoramiento de la amplia red comercial que había puesto en funcionamiento.

A mi modo de ver —más allá de las extraordinarias cifras incontestables que rodean a una empresa líder en su sector y con una gran proyección nacional e internacional — destacaría esta genuina y original aportación de la empresa familiar CAFENTO en mejorar la experiencia de consumo del café de sus clientes promoviendo, con gran creatividad y talento, la cultura del café en el conjunto de la sociedad. Además, su enorme olfato y visión empresarial se vio ratificada con la oferta y la consolidación en el mercado de otros productos como el té, el chocolate o la mantequilla.

Aunque había desarrollado una exitosa trayectoria empresarial, nunca buscó Carlos un protagonismo excesivo ni quiso imponer un liderazgo férreo en su empresa y en su familia. Al contrario, en los últimos años apostó por consolidar una estructura directiva sólida en la gestión de la empresa familiar que le permitiera disponer de más tiempo para su familia. Le recuerdo feliz y alegre caminando junto a sus hijos en su querido Tineo en la I Marcha Familiar de AEFAS desde la Capilla de San Roque hasta el Monasterio de Obona. Allí en Tineo creció, se formó y completó toda su actividad profesional este empresario de raza. Allí también quiso despedirse en una tarde de Jueves Santo, día del amor fraterno. Que el amor y el ejemplo que él dio sea consuelo para su familia y amigos, con la confianza que su legado permanecerá y seguirá dando fruto. 

 

Julia López 

 Directora Asociación Asturiana de Empresa Familiar. (AEFAS)  

 

 

Noticias recogidas en prensa 

 

 

 

  

compartir
FacebookTwitterCompartir por Correo