< volver

II EDICIÓN ESCUELA DE ACCIONISTAS. 1ª sesión

El 21 de octubre arrancó, de forma virtual, la II Edición "Escuela de Accionistas AEFAS- DELOITTE" donde se abordó la gestión de la comunicación en tiempos de crisis.

 De la mano de Antonio Belmonte, director de Comunicación de Deloitte, Erika Díaz de Argandoña, senior de Comunicación de Deloitte, y María Martín, supervisora de comunicación de Deloitte, profundizamos en el conocimiento de la gestión de los intangibles.    

La preparación ante cualquier tipo de situación crítica es, cada vez más, una necesidad de todas las organizaciones. La capacidad de reacción y la rapidez de respuesta son solo algunos de los elementos clave que pueden influir en la resolución, en las mejores condiciones posibles, del incidente. Conscientes de su importancia, DELOITTE, entidad patrocinadora de AEFAS, ha tratado de explicar las diferentes tareas que se contemplan de forma habitual en la gestión de una crisis que afecta a la reputación de toda la organización, con el objetivo de que se conozcan las herramientas y procedimientos necesarios para el correcto funcionamiento de cualquier empresa, en situaciones especiales.

Uno de los aspectos básicos de la gestión de una situación de crisis en cualquier tipo de compañía es la correcta preparación previa y coordinación entre los distintos departamentos implicados en la misma. Ninguna disposición puede tomarse sin tener en cuenta todas las posibles repercusiones de la misma, en cualquier ámbito o departamento, así como la afectación que puedan llegar a tener para todos sus stakeholders. Limitar la toma de decisiones al área encargada de implementarla puede conducir, en contra de lo que el instinto pueda apuntar en algunas situaciones, a un agravamiento de la situación inicial, al no disponer de los datos necesarios para calibrar sus efectos.

Es por ello que la función de Comunicación se erige como uno de los pilares fundamentales para la correcta gestión de cualquier situación crítica, ya que enfoca el reto en toda su dimensión. Es decir, no solo como responsable en la interlocución con algunos de los más destacados interlocutores directos (medios de comunicación, clientes a través de redes sociales, etcétera), sino también la interlocución interna entre los gestores de la crisis y los empleados de la entidad.

 Si bien las decisiones de carácter técnico son responsabilidad de los gestores directos, la forma y los tiempos de comunicarlas, tanto a los afectados como al público en general, deben residir en los expertos en Comunicación. Serán ellos, pues, los encargados de la elaboración de mensajes, tanto internos como externos, así como del calendario de difusión de los mismos, atendiendo a los criterios de urgencia, prioridad y transparencia que cada situación establezca.

 

 

 

compartir
FacebookTwitterCompartir por Correo